Cómo crear tu Wunderkammer gastronómica

Existen diferentes caminos para acceder a tu mundo gastro-mítico personal. Uno de ellos es atravesando una Wunderkammer o gabinete de curiosidades. En el post de hoy te muestro cómo crear la tuya.

 

 

¿Qué es una Wunderkammer?

Las Wunderkammer eran cuartos de las maravillas o gabinetes de curiosidades que comenzaron a surgir aproximadamente a partir del siglo XVI.

Estos cuartos eran el resultado de una exploración global en busca de las maravillas que ofrecía el mundo. A través de los objetos recolectados se buscaba acariciar el ingenio y despertar el asombro.

Bufés de infinitas historias, las Wunderkammer aseguraban a quién las construía no quedarse jamás sin una historia que contar.

¡Imagina la de oportunidades creativas que te ofrecería tu propia Wunderkammer gastronómica!

Cómo crear tu Wunderkammer gastronómica

Aunque ya has tenido un primer acercamiento a esta técnica gastrocreativa al diseñar tu bufé creativo de experiencias, hoy te propongo ir un paso más allá y convertir tu curiosidad gastronómica en un estilo de vida.

Y es que crear tu Wunderkammer no es ejercicio de un día, sino una auténtica manera de pensar.

Las 5 claves para hacer realidad tu Wunderkammer gastronómica

  1. ¿Física o digital? Aunque no son excluyentes, te recomiendo tener una Wunderkammer principal (en formato físico o digital) y usar otro soporte como complementario. De este modo te aseguras poder recolectar todas tus maravillas gastronómicas sin dejar escapar ni una. Para el formato físico te recomiendo un álbum de fotos, ya que te ayudará a guardar materiales como etiquetas de vino, posavasos, tarjetas de otros gastrocreativos o menús de restaurante sin necesidad de pegamento.Para el formato digital, nada como Milanote. Esta aplicación es una de mis preferidas. Me gusta tanto porque combina formato textual y visual y porque te deja mucha libertad a la hora de trabajar con información en forma de moodboards, calendarios y prácticamente cualquier formato que necesites.
  2. ¿Texto o imagen? A veces, tus curiosidades gastronómicas se presentarán en forma de historia: percibes un aroma o un sabor y tus recuerdos comienzan a brotar a borbotones. Toma notas para poder escribir tu pequeña historia y acceder a ella cuando necesites inspiración. En otras ocasiones, recibes flashes a modo de imagen. Puedes describirla con palabras o hacer un moodboard combinando imágenes, palabras y/o materiales plásticos si haces tu moodboard en formato físico a modo de collage.
  3. Texturas y aromas: ¿Qué sería la gastronomía sin texturas y aromas? Fíjate (¡y siente!) las texturas de la piel de la naranja, el aroma de una rama de canela o unos clavos de olor. ¿Qué sensaciones y recuerdos despiertan en ti? ¡Recoléctalos para tu Wunderkammer!
  4. Nubes de palabras: Se trata de la representación gráfica de las palabras más usadas o más importantes de una idea. Ayudan a visualizar de manera sencilla las claves de un tema y son un recurso muy útil para tu Wunderkammer. Prueba hacer una nube de prueba usando esta app. Elige un alimento y escribe un breve texto con las ideas que te sugiere y los recuerdos más relevantes que tengas a su alrededor.
  5. Galaxias de emociones: ¿A quién no le ha costado alguna vez poner palabras a las emociones que sentimos? Hoy aprovecho para recomendarte una de mis herramientas preferidas de copy gastronómico, y es que la comida y las emociones van de la mano. Se trata del libro «Universo de emociones», una obra que te ayudará a explorar las diferentes galaxias emocionales que conforman nuestro sentir. Úsalo para nombrar las emociones que te despiertan los diferentes ejemplares de tu Wunderkammer.

 

Encontrando inspiración en tu día a día

Una de las preguntas más frecuentes de los gastrocreativos que deciden inaugurar su Wunderkammer es por dónde empezar.

Aunque a priori pueda parecer una tarea tintánica, no lo es en absoluto. Y es que, como casi todo en esta vida, la clave está en crear un hábito y entrenar la mirada.

Te cuento la curiosidad que recolecté ayer para mi Wunderkammer y de dónde surgió:

Al caer la tarde salí a tomar algo con dos buenas amigas. Cuando el camarero posó sobre la mesa mi agua con gas, me fijé por un instante en cómo las burbujas danzaban alegres hacia el cuello de la botella.

De repente, una frase atravesó mi mente como una estrella fugaz. Contenía las siguientes palabras:

«Jamás pidas agua con gas en una entrevista de trabajo»

Podría haberla dejado pasar, pero la atrapé para añadirla a mi gabinete de curiosidades gastronómicas. Y es que no se trataba de una frase al azar, sino de la premisa de una historia que me contó un gastrónomo berlinés hace más de 12 años:

«Cuando vayas a una entrevista de trabajo aquí en Alemania, lo primero que harán es ofrecerte una bebida. No caigas en la trampa de pensar que se trata de una pregunta sin importancia.

Qué vas a tomar es la primera pregunta de la entrevista de trabajo.

Si dudas, comenzarán a ofrecerte diferentes opciones.

¿Quizás un café? Tu respuesta será que no. Esto no es una tarde de relax en la cafetería de la esquina.

¿Quizás un refresco? Tu respuesta será que no. Esto no es un cumpleaños infantil.

¿Y un agua con gas? Tu respuesta será que no. El agua con gas sugiere que necesitas chispa para pasar la entrevista y las burbujas dan un sentido festivo que no es propio del momento.

Tu opción siempre será un agua natural del tiempo. Con esta elección comunicas que aceptas la invitación y que lo que ven, es lo que hay, sin trampa ni cartón.».

Esta historia fue solo el principio de la inmersión en mi propia mitología del agua con gas.

Y es que, cuando acabó el día y encontré un huequito para mi journaling gastrocreativo, comenzaron a surgir infinitos significados personales que asocio al agua con gas (el tintineo de las botellas de cristal que mi abuela tenía en casa, chistes familiares con la obsesión de los alemanes con esta bebida, etc.).

No solo eso, también surgió este post y la newsletter de este domingo.

 

Journaling gastrocreativo

El journaling gastrocreativo (yo prefiero llamarlo diario gastrocreativo) no es solo un apoyo a tu Wunderkammer, sino una manera de meditar y trabajar en tu capacidad de estar presente. Ayuda a mantener la atención a la vez que te aleja de pasatiempos como el scroll infinito en redes sociales o atiborrarte de episodios de la serie de turno en Netflix.

Su funcionamiento es muy sencillo:

  1. Frecuencia: El primer paso es decidir (de manera realista) si vas a escribir a diario o, por ejemplo, una vez a la semana. Tomar esta decisión por adelantado te ayudará a buscar el momento adecuado para ti y evitar «dejarlo para mañana». Piensa que no existe el momento perfecto, sino aquel que te permita ensamblar esta práctica en tu rutina diaria. Para mí el momento ideal es antes del amanecer, aunque soy flexible. Si algún día me encaja mejor escribir por la tarde, no tengo problema en hacer una excepción.
  2. Soporte: ¿Eres más de teclear o de rasgar el papel? Ambas opciones son válidas, encontrar tu preferida te ayudará a mantener la constancia. Si eres más de digital, encuentra una aplicación o programa que te resulte inspirador, sencillo y accesible (¿te he dicho ya que me encanta Milanote?). Y si por el contrario prefieres el papel, hazte con una libreta con la que te encante pasar el rato.
  3. ¡A escribir! Entrena poco a poco la capacidad de cazar sensaciones, imágenes y recuerdos gastronómicos en tu día a día y escríbelos con todo lujo de detalles. Puedes usar mapas mentales u otras técnicas creativas para acceder al entramado de historias y mitos que te dan vida como gastrocreativa.

 

Quizás te guste tomártelo como una forma de entrenar tu creatividad y tu imaginación para tonificar tu habilidad como storyteller. Te aseguro que, además de pasártelo muy bien (aunque al principio te cueste un poco), verás cómo vas mejorando tu escritura y capacidad para relacionar conceptos creativos.

Las claves de tu Wunderkammer gastronómica

Resumiendo, tu Wunderkammer gastronómica es un lugar físico (libreta) o digital (aplicación) en el que recolectas tu mitología gastronómica propia a través de historias, moodboards y fragmentos con el fin de entrenar tu creatividad y avivar tu imaginación para mejorar tu capacidad como storyteller y/o creadora de contenidos gastro.

Lo ideal es que elijas un momento al día/ a la semana para recolectar tus recuerdos y creencias gastro y añadirlas a tu Wunderkammer. Poco a poco irás construyendo un «lugar» lleno de inspiración.

Recuerda que no hay una manera correcta o incorrecta de crear tu Wunderkammer, con el tiempo encontrarás la forma que mejor se adapta a tu rutina diaria y a tu carácter creativo.

Solo existe una premisa: Persevera, persevera y persevera.

Y hasta aquí la idea de hoy para mejorar tus habilidades de storytelling gastronómico.

Si quieres estar al tanto de ideas y reflexiones alrededor de la creación de marcas gastronómicas y sus relatos, te invito a suscribirte a la Pepaletter. Es aquí.

Pepa Cartini
hola@pepacartini.com

¡Hola, soy Pepa! Escribo, te acompaño y creo contenidos para que tu experiencia como gastrocreativa o gastrocreativo sea una pizca más auténtica, consciente y divertida.

Me encantaría leer un mensaje tuyo

Escribir un comentario

Invito a una ronda de ideas cada domingo.
¿Te apuntas?