Transmedia, storytelling y autenticidad

Iniciativas como subir a las redes selfies sin maquillaje, mostrar nuestras estrías o compartir fotos sin filtro de nuestra comida han ayudado mucho a normalizar ciertas cuestiones.

Internet se inunda de una ola de rechazo al postureo y amor a lo natural, lo auténtico.

Sin embargo, solo somos capaces de soportar cierta dosis de realidad.

Sobre todo en la red.

En el fondo, queremos rojos imposibles en las fresas de esa tarta, ojos desmesuradamente grandes en los selfies y bodegones con cantidades de comida que no seríamos capaces de zamparnos ni en 3 días.

Pero defendemos a capa y espada la naturalidad vinculándola a la autenticidad.

 

ARTE, UTOPÍA Y REDES SOCIALES

Una de las buenas costumbres que adquirí el inverno pasado es reservar un día a la semana para llenar los depósitos de mi creatividad.

Llegó un momento en el que tenía la sensación de que cada vez me vaciaba más al crear tanto contenido. La solución la vi en visitar museos, exposiciones, teatros y cafeterías con libros cada semana. Sin falta.

Te lo recomiendo. Es una práctica muy sana y revitalizante.

La exposición que marcó un antes y un después en mi percepción de internet fue “Utopías modernas. Un recorrido por las colecciones del Centre Pompidou”.

 

Las utopías en el Centro Pompidou

 

Las utopías se caracterizan precisamente por mostrar un ideal, algo a lo que aspirar. Algo que, sin ser real, podría serlo en nuestra mente.

En este sentido, las redes en general e instagram en particular, me parecen una utopía.

Una performance.

Una obra de arte.

Un teatro.

También me parece que hay muchísimas de formas de usarlas. Y que, siempre que no se haga daño a los demás, todas me parecen lícitas.

 

NARRATIVA TRANSMEDIA Y RED MONKEY

Hace unos días, se desarrollaba una curiosa historia en Twitter en el perfil de Nela García. Todo comenzó el día en el que se encontró el móvil de una chica que llevaba 8 años muerta.

Nada más y nada menos que 83.000 retuits.

La historia se alargó durante unos días en los que nos llevó desde Twitter a Facebook, de allí hasta una página web y ¡hasta nos hizo llamar a un teléfono!

Todo mientras argumentaba episodios de la historia con twits lanzados por ella misma hacía semanas o meses.

Todo encajaba.

Una obra de arte (más tarde sabríamos sus autores: Manuel Bartual y Modesto García).

 

Red Monkey

 

A medida que se desarrollaba esta historia, yo me maravillaba por:

  • La visión de este uso más inteligente, artístico y humano de internet. (¿Hay algo más humano que las historias?).
  • Las ideas que me surgían sobre las aplicaciones que podía tener los juegos de realidad alternativa¿Estamos asistiendo al fin de la era de las series vistas en Netflix?
  • Todo el trabajo previo que han tenido que hacer para orquestar toda la historia.
  • La esperanza de un uso de la narrativa transmedia en publicidad que realmente nos vuelva a aportar algo emocionar a los usuarios.
  • Las aplicaciones de esta técnica o género para el mundo de la gastronomía.

Pero también me di cuenta de que había personas enfadadas o desilusionadas porque no era real.

A ver, señores.

¿Ustedes se enfadan cuando van al cine y se dan cuenta de que la historia no es real?

Como decía más arriba, las redes ofrecen un sinfín de posibilidades. Que cada uno las utilice como quiera.

Y si es haciéndonos flipar con lo que somos capaces los humanos, mejor que mejor.

 

Pepa Cartini
hola@pepacartini.com

¡Hola, soy Pepa! Copywriter gastronómica freelance. Ayudo a creativos gastronómicos a diferenciarse mejorando sus habilidades de comunicación con técnicas de branding, copywriting, storytelling y design thinking.

2 Comentarios
  • Hellen
    Posted at 18:06h, 29 agosto Responder

    Todo esto me hizo recordad aquel acontecimiento del 30 de octubre de 1938 en el que Orson Welles en su transmisión radiofónica hizo una adaptación dramatizada de “La guerra de los mundos” .
    Orson y su equipo del Mercury Theatre hicieron creer a 12 millones de personas que un ejército invasor procedente del planeta Marte invadía EEUU, ,miles de personas cayeron en pánico y todas se mantuvieron aquellos 59 minutos de transmisión aterrorizadas junto a su aparato radiofónico.
    Que divertido es encontrar la inspiración en los sitios mas insospechados.

    • Pepa Cartini
      Posted at 18:30h, 29 agosto Responder

      ¿Sería esta la primera performance de la historia?
      A veces siento que me va a faltar vida para todas las maravillas que hay por descubrir.
      ¡Mil gracias por compartir esto!

Escribir un comentario

Invito a una ronda de ideas cada domingo.
¿Te apuntas?