Ser autónoma en el sector creativo es un arma de doble filo: enormemente gratificante por un lado, algo destructivo por otro.   El continuo bullicio de ideas, implementar mejoras, producir contenido, leer (mucho) para desarrollarse personal y profesionalmente (porque un día nos damos cuenta que para sobrevivir...