Si cambio de audiencia, ¿debería cambiar mi voz de marca?

Esta semana ha surgido una cuestión muy interesante en una sesión de consultoría. Es la siguiente: ¿Un cambio de audiencia implica un cambio de voz de marca?

 

Si cambio de audiencia, ¿debería cambiar mi voz de marca?

 

Si cambia mi audiencia, ¿debería cambiar la voz de mi marca?

¡Buena pregunta!

Verás, la voz de tu marca es la consecuencia de diferentes ingredientes.

Entre ellos, tu audiencia.

Pero, desde la perspectiva del storytelling, lo que importa, más que los ingredientes en sí, es la relación que existe entre ellos.

Es por eso que encontraremos una respuesta más relevante si, en vez de preguntarnos si debe cambiar la voz al cambiar la audiencia, nos hacemos la siguiente pregunta:

¿Mi papel respecto a la nueva audiencia sigue siendo el mismo?

Te cuento:

 

¿Cuál es tu papel en esta performance?

Te lo cuento con un ejemplo para que puedas visualizarlo: Imaginemos por un momento un restaurante. Dentro hay clientes, personal de sala y personal de cocina.

  • Los clientes son las personas que están ahí para vivir una experiencia gastronómica.
  • El personal de sala está ahí para ayudar a los clientes a vivir la mejor experiencia.
  • El personal de cocina está ahí para elaborar la parte primordial de la experiencia del cliente.

 

Sean quienes sean las personas que hay detrás de cada categoría, su papel es el mismo desde la perspectiva del cliente.

Es decir, independientemente de que los clientes sean señoras de 50 años amantes del macramé o milenials a los que les agotan sus propios pensamientos, estas personas están en el restaurante para vivir una experiencia gastronómica. Y sean quienes sean, el personal de sala y el personal de cocina seguirán cumpliendo su función.

 

Si tu papel no cambia, quizás solo tengas que ajustar esto

Entonces, antes de pegarte el chapuzón en un rebranding , puede que sea suficiente con ajustar el tono haciendo una pequeña reinterpretación de tus valores.

¿Significa «amigable» lo mismo para las señoras y su macramé que para los milenials rayados?

Si ya has hecho un desarrollo de marca previo, puede que no sea necesario derruir todo el trabajo realizado.

Recuerda que las marcas son algo vivo. Evolucionan, se desarrollan, mutan.

Les sucede lo mismo que a las personas. Sobreviven si son capaces de adaptarse y crecer junto a su entorno.

Ahí lo dejo por hoy.

Si te ha gustado este post, te invito a suscribirte a mi newsletter dominical, la Pepaletter, en la que comparto ideas y herramientas para emprendedores y pymes gastronómicas que quieren crear una marca contemporánea con sentido.

Pepa Cartini
hola@pepacartini.com

¡Hola, soy Pepa!Pienso y escribo para negocios y emprendedores gastronómicos que buscan diferenciarse y comunicar de forma apetecible en su web, blog, RR.SS y todo punto de encuentro entre su público y su proyecto.

2 Comentarios
  • Raquel
    Posted at 21:13h, 10 mayo Responder

    Hola Pepa,

    Interesante pregunta que seguro muchos negocios están teniendo ahora. Quizás pueda cambiar momentáneamente el valor del mensaje, pero la esencia del negocio debería ser la misma. Eso sí, si tú cliente cambia, deberás ver cómo mantener tu esencia, teniendo en cuenta las preferencias del nuevo cliente. El papel seguirá siendo el mismo, porque siempre se busca «conseguir clientes felices que repitan», siempre será brindar felicidad con la experiencia.

    Gracias por estas lecturas. Abrazos. Raquel

    • Pepa Cartini
      Posted at 09:12h, 11 mayo Responder

      Hola Raquel,

      Gracias por tu aportación, a veces pensamos que porque un factor cambie, debe cambiar todo. Y no siempre es así, como bien dices. Ahora más que nunca, toca adaptarse con la mente y los ojos bien abiertos. ¡Un abrazo!

Escribir un comentario

Invito a una ronda de ideas cada domingo.
¿Te apuntas?