¿Nos dejamos de cuentos? Esto es brand storytelling

Si eres de las personas que sigue pensando que aplicar el storytelling a cuentos y películas es exactamente lo mismo que aplicarlo a tu marca, esto te interesa.

 

 

5 diferencias básicas entre storytelling y brand storytelling

Está pasando. Aún hay quién piensa que el storytelling aplicado a las marcas solo va de contar historias de superación en las que otras personas puedan verse reflejadas.

No digo yo que no, pero esto es solo una ínfima parte de todo los que esta estrategia de comunicación puede hacer por ti y por tu proyecto. Te cuento:

Los humanos llevamos empleando el storytelling «a secas» desde hace más de 70.000 años. Sus funciones han sido de los más variadas:

  • contar cuentos infantiles
  • trasladar ideas a grupos grandes de humanos para reunirlos en comunidades
  • persuadir a las personas para que formen parte de un movimiento
  • mantener viva información relevante de generación en generación a través de mitos

 

Cuando empleamos una herramienta como el storytelling para desarrollar y comunicar marcas, orquestamos una trama principal y un sinfín de pequeñas historias que la apoyan para que nuestra idea cale día a día, palabra a palabra, post a post…

Estas son las 5 principales diferencias entre el storytelling a secas y el brand storytelling:

ENTRETENIMIENTO VS ESTRATEGIA DE COMUNICACIÓN

Mientras el storytelling puede servir solo para entretener desde la expresión artística o creativa de un autor (por ejemplo: libros, películas o cuentos), el brand storytelling siempre tiene la función de impulsar negocio: tanto la historia principal o trama, como el conjunto de microihstorias que la apoyan.

CONTENIDOS VS EXPERIENCIA

El storytelling ha puesto tradicionalmente el foco en el contenido. La historia se cuenta con palabras, sonidos, imágenes y/o otros elementos sensoriales como aromas o sabores. El brand storytelling pone el foco en la experiencia global. Cada elemento que compone esa experiencia es parte de la trama, de la historia principal y transmite un solo mensaje que se repite continuamente de distintas formas.

OCIO VS VENTA

Mientras el storytelling puede estar únicamente orientado al ocio o el entretenimiento, el brand storytelling siempre está, en última instancia, orientado a la venta. Ya sea la venta de un servicio, un producto o una idea. Esto quiere decir también que en el brand storytelling siempre hay un producto.

POCOS PUNTOS DE CONTACTO VS MUCHOS PUNTOS DE CONTACTO

El storytelling puede suceder en un solo punto de contacto entre la puesta en escena de la historia y la audiencia. Por ejemplo: una persona ve una peli en el cine o lee un libro. El brand storytelling siempre cuenta con múltiples puntos de contacto en los que traslada una misma idea de diferentes formas, es decir, a través de diferentes microhistorias, señales o experiencias. De este modo, si una película o un libro forman parte de una estrategia de brand storytelling, vendrán a contar una parte o una versión de una trama principal: la de la propia marca.

UNIDIRECCIONAL VS MULTIDIRECCIONAL

Por último, cabe la posibilidad de que el storytelling sea solo unidireccional. Sin embargo, el brand storytelling siempre acaba buscando el engagement.

 

Una estrategia de comunicación con una buena ración de persuasión

Resumiendo, el brand storytelling es una combinación entre:

  • La función estratégica del branding
  • El propósito de entretenimiento de la creación de contenidos
  • Las estructuras persuasivas con objetivo de venta del copywriting

 

Es una solución para marcas gastronómicas (personales o corporativas) que quieren construir, desarrollar y comunicar su marca con el propósito de:

  • diferenciarse
  • atraer clientes y fidelizarlos
  • construir una comunidad alrededor de sus valores y posicionamiento.

 

La eterna pregunta: ¿es el brand storytelling apto para cualquier marca gastronómica?

La respuesta es muy sencilla: no.

El brand storytelling no es apto para cualquier marca gastronómica. Solo para aquellas que tienen un propósito compartido con su audiencia o quieren encontrar ese propósito.

Hoy, finales de abril de 2020, las personas estamos cada vez un poco más comprometidas con distintas causas:

  • cuidado del medio ambiente
  • apuesta por el comercio local
  • intercambios culturales con minorías
  • impulso del bienestar social
  • mejora de nuestra salud
  • exploración de nuestro desarrollo personal
  • conexión con nuestra propia creatividad

 

Es por esto que el brand storytelling sirve de bien poco sin unos valores de base reales que avalen la narrativa a través de servicios, productos y comunicación.

Hay aspectos en los que emprendedores y pymes no pueden competir con las grandes cadenas, corporaciones y, en caso de los restaurantes, con la restauración organizada. No tiene sentido compararse con estas empresas.

Pero hay algo que sí pueden hacer:

Hablar claro sobre:

  • los valores que sustentan su marca
  • qué persona o idea hay detrás de la marca
  • para qué está aquí 
  • cómo puede aportar un granito de harina para hacer de este mundo un lugar más amable, más humano, menos raro.

 

Nos encontramos en un mundo en el que las personas buscamos significado a través de nuestro consumo.

Nunca es tarde para reflexionar sobre qué significa lo que haces y empezar a contarlo.

Ahí lo dejo por hoy.

Si te ha gustado este post, te invito a suscribirte a mi newsletter dominical, la Pepaletter, en la que comparto ideas y herramientas para emprendedores y pymes gastronómicas que quieren crear una marca contemporánea con sentido.

Pepa Cartini
hola@pepacartini.com

¡Hola, soy Pepa!Pienso y escribo para negocios y emprendedores gastronómicos que buscan diferenciarse y comunicar de forma apetecible en su web, blog, RR.SS y todo punto de encuentro entre su público y su proyecto.

Me encantaría leer un mensaje tuyo

Escribir un comentario

Invito a una ronda de ideas cada domingo.
¿Te apuntas?