¿Cómo se refleja el Pantone del año en la gastronomía?

Como cada año por estas fechas, Pantone revela su «Color del año». La marca captura el sentir de una época y lo traduce al lenguaje del color. ¿Cómo? A través de un estudio de tendencias realizado por el Pantone Color Institute.

 

Classic Blue en gastronomía

 

El año más sensorial

En este año en el que cambiamos de década, el Color Pantone elegido es el Classic Blue. Un azul a modo de «presencia tranquilizadora que infunde calma, confianza y conexión».

«Un azul ilimitado que evoca el vasto e infinito cielo nocturno, Pantone 19-4052 Classic Blue nos anima a mirar más allá de lo obvio para expandir nuestro pensamiento; desafiándonos a pensar más profundamente, aumentar nuestra perspectiva y abrir el flujo de la comunicación», comenta Leatrice Eiseman, directora ejecutiva del Pantone Color Institute.

Además, este año Pantone se abre a la comunicación sensorial para que podamos percibir el sentir del Classic Blue a través de diferentes sentidos:

  • El Classic Blue a través del olfato: con las velas aromáticas diseñadas por Firmenich.
  • El Classic Blue a través del gusto: a través de un sabor desarrollado por la misma empresa que nos propone refrescantes notas verdes , afrutadas y dulces bayas y un final de notas florales y aromas frescos que recuerdan al color azul. También la marca Tealeaves ha desarrollado un té para armonizar el color, aroma y gusto del Classic Blue.
  • El Classic Blue a través del oído: con notas atemporales y nostálgicas expresadas a través de instrumentos tradicionales reinterpretados de forma innovadora, escuchamos el sonido creado por la empresa especialista en branding sonoro Audio UX.
  • El Classic Blue a través del tacto: The Inside ha desarrollado la manifestación táctil del Pantone del año a través de una colección de mobiliario y decoración atemporal.

 

Color Pantone del año y gastronomía

En diciembre de 2017 me pregunté por primera vez cómo trasladar el Pantone del Año a la gastronomía. Así, miré hacia lo básico y escribí un artículo sobre los alimentos en los que encontrábamos el Ultra Violet, color que revelaba Pantone para 2018.

El año pasado creaba un pequeño tablero en Pinterest con el Living Coral (Pantone 2019) como referencia. En él puedes encontrar sabrosas recetas y fotos inspiradoras.

Este año quiero ir un paso más allá.

La pregunta a la que quisiera responder es «¿Cómo se expresa el significado del Classic Blue en la gastronomía?

Esta idea trasciende los alimentos en sí. Incluye todos los vínculos que creamos con el mundo a través de la comida bajo el prisma del Classic Blue:

  • Vajilla y menaje
  • Manteles y servilletas
  • Mobiliario de los sitios en los que comemos
  • Ropa que nos ponemos para comer
  • Decoración para mesas, restaurantes, embalaje…
  • Packaging de alimentos y bebidas
  • Uniformes y ropa de trabajo de las personas que trabajan con comida
  • Música
  • etc.

 

Así, pienso en proyectos, ideas y elementos gastronómicos que inviten a mirar más allá de lo obvio para expandir nuestro pensamiento; desafiándonos a pensar más profundamente, aumentar nuestra perspectiva y abrir el flujo de la comunicación a través de ese Classic Blue.

 

3 ejemplos de color del año 2020 en gastronomía

BLUE MAJIK

Es un extracto del alga espirulina que, ademas de ser nutricionalmente interesante, tiñe de un fascinante azul todo aquel batido, helado, queso de frutos secos o latte que se le acerque.

El boom saltó en Instagram (cómo no) hace un par de años y, aunque los early adopters ya están de vuelta de esta tendencia, es ahora cuando hace estragos en el resto de los mortales. Gracias a que la gran masa ha reaccionado de forma positiva a esta tendencia, podemos encontrar deliciosas, nutritivas ¡y azules! propuestas de lo más healthy en cafeterías y restaurantes.

En la red, la Blue Majik se popularizó gracias a preparaciones como:

  • Unicorn smoothies: Batidos hechos con base de plátano congelado y/o leches vegetales que, mezclados con Blue Majik dan lugar a preparaciones cremosas, vistosas y con un toque mágico muy hygge.
  • Mermaid toasts: Sí, tostadas de sirena. Repletas de un imaginario marino, fantástico y muy artístico, estas tostadas se tornan de lo más instagrameables. Basta con mezclar una ínfima cantidad de Blue Majik con queso de untar et voilà!, como nos despistemos nos sale cola.
  • Spirulina Latte: No falla, estos extraños y cremosos «cafés azules» nos hacen sentir que tenemos en nuestro poder una especie de elixir de la vida eterna. Reconfortan, animan y suben los likes en Instagram.

Curiosamente, además del halo mágico que conecta con el Pantone del 2018 (Ultra Violet), también encontramos esas notas de calma, conexión y confianza en estas preparaciones.

 

Majik Blue Smoothie

Fuente: Instagram

 

VINO AZUL

Sin entrar en debates sobre si esto del vino azul era o no necesario, esta bebida parte de la vinificación de uvas blancas para añadir al resultado antocianinas, un colorante natural presente en frutos como los arándanos y las uvas, así como en diferentes flores y hojas.

Las antocianinas tienen un alto poder antioxidante. Pero no te dejes engañar por este dato: el vino azul no es un elixir de juventud eterna.

Lo que relaciona al vino azul con el mood del Classic Blue es que nace gracias a que sus creadores miraran más allá de lo obvio para expandir nuestro pensamiento; desafiándonos a pensar más profundamente.

Así, su creación nos ha obligado a plantearnos hasta dónde llega el concepto «vino». ¿Puede un vino ser azul?, ¿sigue siendo vino si le añadimos otro componente… que de por sí se encuentra en la uva?, ¿es el color un atributo fundamental para que podamos llamar a esta bebida «vino»?, ¿es necesario rizar tanto el rizo para seguir sintiendo sorpresa y admiración por un vino?

El debate está servido.

 

Vino azul

Fuente: Instagram (@gildescartiemestieri)

 

VAJILLA AZUL

El poder que tienen los colores para influir en la forma en la que nos sentimos (y así, en nuestro comportamiento) no es nada nuevo.

Lo que sí es relativamente nuevo son los estudios realizados en las últimas décadas en universidades como la Universidad Politécnica de Valencia, la Universidad de Oxford y Universidad de Cornell que revelan cómo la vajilla influye en nuestra percepción del sabor y en la cantidad y forma en la que comemos.

Así, los platos azules, calman antes nuestro apetito.

Cuanto menos, curioso.

 

Y hasta aquí este pequeño reportaje sobre el Classic Bluecolor del año 2020, expresándose en la gastronomía.

Cuéntame, ¿lo has visto expresándose en algún restaurante, envoltorio, ingrediente… que quieras compartir?

Pepa Cartini
hola@pepacartini.com

¡Hola, soy Pepa!Creo narrativas y textos creativos para negocios y emprendedores gastronómicos que buscan diferenciarse y comunicar con personalidad en todo punto de encuentro entre su público y su marca.

Me encantaría leer un mensaje tuyo

Escribir un comentario

Invito a una ronda de ideas cada domingo.
¿Te apuntas?