Cómo diseñar tu bufé creativo de experiencias

Descubre las historias, imaginarios y recuerdos que llevas dentro para acceder a tu propio bufé de ideas creativas y disfrutar de inspiración infinita.

 

Cómo diseñar tu bufé de experiencias

Fotografía por Fragmento Universo para Pepa Cartini.

 

Si hay algo en lo que todos los artistas y expertos en la materia están de acuerdo es que la creatividad es la conexión de ideas aparentemente inconexas.

El mudo del brand storytelling y el copywriting está plagado de «fórmulas infalibles», «procesos definitivos» y «palabras poderosas». Pero se habla muy poco de nutrir la mente, el espíritu o la vida en general para poder generar ideas interesantes.

Quizás te hayas preguntado alguna vez cómo se las arreglan los marketeros para sonar todos igual. ¿Se ponen de acuerdo?, ¿quedan en secreto para hacer listas de palabras y expresiones a usar?, ¿contratan a la misma persona para hacer sus calendarios de contenidos?

He aquí un misterio sin resolver.

 

¿De dónde sale lo que creamos?

Todo esto viene porque el viernes me preguntaban cómo construir una marca gastro eficaz. Como siempre, puse el foco en la creación de un mensaje diferenciador. Pero luego, ya sin cámaras y después del aplauso de las ocho, me vi asomándome al filo de una copa de mi tinto favorito mientras reflexionaba sobre lo siguiente:

Más allá de guiones, sistemas y fórmulas, ¿a qué podemos recurrir para crear marcas interesantes?

De repente mi mente se comenzó a llenar de imágenes, sonidos, aromas y texturas.

¿De dónde salían?

Fue entonces cuando caí en algo de lo que se habla bien poco.

Lo llamo «bufé creativo de experiencias» y en este post te cuento cómo acceder al tuyo.

 

Accediendo a tu bufé creativo de experiencias

Dicen que hay tantas formas de resolver un reto como personas hay en la tierra.

Puedes observarlo en esas pequeñas manías cotidianas que todos tenemos. Me refiero a cosas como tender la ropa por colores o utilizar siempre dos pinzas iguales para sujetarla, tomar el café en la misma taza…

La gente no suele recordar cuándo empezó con esas pequeñas costumbres, pero están directamente relacionadas con su experiencia vital.

Desde mi punto de vista, somos el conjunto de experiencias que hemos vivido:

  • Aquellas vacaciones inolvidables
  • El camarero que siempre recuerda cómo nos gusta el café
  • El sonido del cepillo cuando nuestra madre nos peinaba de pequeñas
  • La sensación de tener las manos dormidas de tanto botar la pelota en el recreo
  • La primera película que vimos en el cine
  • El sabor de nuestro helado favorito

 

Y son esas experiencias las que nos hacen capaces de crear algo que otros no pueden. No algo mejor o peor, solo algo diferente que, bien encauzado, pueda resultar interesante, relevante y memorable.

Todas esas experiencias vividas, nuestros recuerdos y nuestra forma de interpretarlos, asoman la cabecita cada vez que creamos. Ya sean marcas, textos, fotos, platos, cócteles, piezas de cerámica, ilustraciones…

Crear para comunicar

Cuando se trata de crear de forma estratégica, como en el caso de la creación y el desarrollo de marcas, tu bufé creativo de experiencias te da la posibilidad de ofrecer enfoques distintos en los que otros profesionales o tu propio cliente, quizás ni siquiera caigan.

Tu bufé creativo de experiencias te brinda la oportunidad de sorprender y conectar con diferentes audiencias de una forma más profunda, persuasiva y relevante. Y todo gracias a todos esos recuerdos que has ido acumulando a lo largo de tu vida (películas, sabores, aromas, recetas, lugares…).

Cuantos más recursos creativos interesantes poseas, más conexiones podrás establecer para generar ideas.

Así que, ¿qué te parece si comparto contigo una forma de diseñar tu propio bufé creativo de experiencias? Podrás acceder siempre que así lo desees para tener ideas infinitas.

Allá vamos:

 

Cómo diseñar tu bufé creativo de experiencias

Tu bufé creativo de experiencias es un cuaderno (digital o físico) en el que reflejas tus experiencias con los detalles más relevantes de tu vida.

Se trata de hacerlo de la forma más sensorial posible para que, cuando accedas a él buscando inspiración, puedas sumergirte en tus experiencias y traerte al presente parte del recuerdo.

Es así como puedes revivir de forma nítida algo que, en nuestra forma lineal de entender la realidad, ya no existe.

Y estos son los 7 pasos para diseñar tu bufé creativo de experiencias:

Dibuja tu línea vital

  1. Coge un folio o abre un documento en una herramienta como Canva.
  2. Dibuja una línea y divídela en tantas partes como años tengas.

 

Divide tu vida en capítulos

Normalmente, recordamos los primeros años de nuestra vida en base al curso o ciclo escolar en el que estábamos.

Luego, según los amigos con los que quedábamos, la ciudad en la que vivíamos, los bares a los que íbamos, las parejas que teníamos o los trabajos y estudios en los que andábamos.

Te recomiendo encontrar tu forma personal de dividir tu propia experiencia vital.

Recuerdo una clienta que dividió su línea vital según los perfumes que utilizó en cada etapa. Me pareció sorprendente y muy evocador. Maravilloso.

 

Pon un nombre a cada capítulo

Para inspirarte, aquí te dejo las fórmulas que utilizan algunas series o sagas:

FRIENDS:

Utiliza la fórmula de «El de…».

  •  «El de cuando Joey habla francés»
  • «El de la rutina»
  • «El de todos los celos».

 

JUEGO DE TRONOS: 

Su fórmula es la de «…de…»:

  • «Choque de reyes»
  • «Festín de cuervos»
  • «Vientos de invierno»

 

HARRY POTTER: 

Emplea la forma clásica de «Harry Potter y…»

  • Harry Potter y la piedra filosofal
  • Harry Potter y la cámara secreta
  • Harry Potter y el cáliz de fuego

 

Lista los momentos más relevantes

Al igual que en las series o las sagas de libros, cada capítulo tiene momentos que son más relevantes que otros. Define al menos 3 momentos relevantes de cada uno de tus capítulos.

Por ejemplo:

  • Conocí a…
  • Descubrí…
  • Aprendí a preparar…
  • Me di cuenta de que en realidad no quería…
  • Estaba en la búsqueda de…
  • Fui al concierto de…
  • Tuve la revelación de que…
  • Esta todo el día viendo la película…
  • Siempre comía…

 

Describe cada momento de forma sensorial

Ahora sumérgete de lleno en cada momento y completa la información sensorial que falta:

  • Si siempre cocinabas un plato concreto, ¿qué música escuchabas mientras?
  • Si te dio por ver infinitas veces una película, ¿qué solías comer en aquella época?
  • Si fuiste a un concierto que te marcó ¿A qué sitios solías ir en esa etapa?
  • Si te diste cuenta de que en realidad no querías seguir en tu trabajo, ¿con quién solías hablar?
  • Si conociste a una persona que te marcó, ¿cómo olía en aquella habitación, oficina, restaurante, etc.?
  • Si te dio por comer mermelada de frambuesa, ¿a qué te recordaba su aroma?
  • Si solías escuchar una canción en bucle, ¿qué recuerdas hoy cuando suena?

 

Haz un moodbard de cada capítulo

Bien, ya tienes un sinfín de recuerdos y quizás hayas descubierto que te influyeron mas de lo que pensabas.

Para terminar de darle forma a tu bufé creativo de experiencias, te recomiendo hacer un moodboard. Preferiblemente físico (con cartulinas, corchos o papel continuo, por ejemplo), pero también puedes hacerlo con Pinterest o Canva.

¿Cómo hacerlo? Acércate a los momentos que has descrito de forma sensorial y exprésalos con palabras, fotografías, imágenes que te vengan a la cabeza, películas, colores…

Puedes hacer uso de revistas, periódicos, bancos de imágenes gratuitas como Pixabai, Unsplash, Pexels…

 

Encuentra asociaciones con otras experiencias

A estas alturas seguro que tienes un montón de material: películas, canciones, platos, aromas, personas, lugares…

Mira tus moodboards e intenta abstraerte.

  • ¿Qué te sugieren?
  • ¿A qué te recuerdan?

Piensa por ejemplo en el personaje de alguna película o serie, ¿qué nombre crees que le pondría a este moodboard?, ¿cómo lo describiría el personaje que menos te gusta de Mad Men?, ¿y tu personaje favorito de Stranger Things?

O recuerda algún autor, director de cine o cantante: ¿qué crees que pensaría de tu moodboard Bukowski?, ¿y Hitchcock?, ¿y Lola Flores?…

 

Cómo diseñartu bufé de experiencias

 

Ya puedes diseñar tu propio bufé creativo de experiencias

Como ves, aquí tienes entretenimiento, como mínimo, hasta que termine la cuarentena.

La he creado combinando otras herramientas como los moodboards, los mapas mentales, el food design y el design thinking con el fin de descorchar la creatividad de mis clientes (y sus clientes) en workshops y formaciones personalizadas desde hace aproximadamente dos años.

Suelo emplearlo con clientes en fases muy tempranas de creación de marcas personales gastro o proyectos creativos.

Espero que te haya resultado inspirador y que te sea útil cuando la pongas en práctica.

Si te ha gustado este post, te invito a suscribirte a mi newsletter dominical, la Pepaletter, en la que comparto ideas y herramientas para creativos gastronómicos que quieren crear una marca contemporánea con sentido.

Pepa Cartini
hola@pepacartini.com

¡Hola, soy Pepa!Pienso y escribo para negocios y emprendedores gastronómicos que buscan diferenciarse y comunicar de forma apetecible en su web, blog, RR.SS y todo punto de encuentro entre su público y su proyecto.

9 Comentarios
  • Raquel
    Posted at 18:23h, 12 abril Responder

    Hola Pepa,

    Muy original tu post, para mí muy complejo jajaja… Pero porque yo, en mi caso, vivo la creatividad continuamente en mi mente, no tengo técnica, simplemente asoció experiencias, veo qué quiero decir y transmitir y juego, me divierto. Así mismo hago cuando me dispongo a cocinar.

    La creatividad se entrena y estoy segura que, profesionalmente, se engrandece con el proceso de técnicas y herramientas al uso.

    Gracias Pepa. Un abrazo

    • Pepa Cartini
      Posted at 18:52h, 12 abril Responder

      ¡Hola Raquel!

      Muchas gracias por pasarte por aquí y comentar 🙂

      Totalmente de acuerdo contigo. A nivel personal, también vivo la creatividad como tú comentas. Las relaciones entre ideas parece que se establecen solas, siento un «fluir» y una gran alegría y diversión.

      Sin embargo, cuando trato de activar la creatividad en otros para encontrar nuevas ideas, no «solo» divertidas para mí (que ya es mucho), sino también estratégicas para la comunicación de una marca, recurro a herramientas como esta para «tirar del hilo» y encontrar conexiones inesperadas.

      He aprendido que es muy diferente crear para una misma por diversión o amor al arte (como hacía, por ejemplo, en el blog de recetas), que hacerlo para clientes con un objetivo claro o un brief con indicaciones concretas.

      Ambas formas de crear me parecen fascinantes, pero muy distintas.

      ¡Un abrazo desde Málaga!

  • Raquel
    Posted at 20:26h, 12 abril Responder

    Exacto, veo que estamos en sintonía, una cosa es trabajar el pensamiento creativo y lograr objetivos y, otra, vivirlo a modo de hobby o incorporar esa creatividad a tu profesión #personalidad creativa porque de forma innata se puede crear con creatividad. Besin y grazie por la respuesta.

  • ThinkOnEat
    Posted at 14:41h, 13 abril Responder

    Hola Pepa!

    Sigo tu trabajo desde hace tiempo por recomendación de un amigo cercano y quiero decirte que nunca paras de sorprenderme. Ha sido inspiración para muchos de mis proyectos y aunque no comenté, decirte por que me encantó también tu artículo anterior sobre las tendencias.

    ¡Enhorabuena!

    Un saludo

    ThinkOnEat

    • Pepa Cartini
      Posted at 06:38h, 15 abril Responder

      ¡Hola!
      Muchas gracias, me alegra que te resulte inspirador, ya me contarás si pones en práctica esta técnica, puede ser muy útil también para trabajar con personas con TCA.

      ¡Un saludo!

  • Beatriz
    Posted at 19:10h, 14 abril Responder

    ¡Ay, Pepa! Tu post me ha encantado, estoy entusiasmada. Toda mi mundo transcurre entre intensas sensaciones, y la manera que has explicado de llevar por ese camino a tus clientes es simplemente genial. Seguro que sacas petróleo de sus cabezas. Hace tiempo que te sigo (creo que te conocí a través del podcast de Javi Pastor) y me inspiras un montón. ¡Gracias por todas tus enseñanzas!

    • Pepa Cartini
      Posted at 06:32h, 15 abril Responder

      ¡Hola Beatriz!

      Muchas gracias, me alegra que te haya molado :). Trabajar con universos sensoriales es muy revelador y emocionante. Los resultados son sorprendentes porque cada uno tenemos nuestra propia biblioteca de recuerdos de la que rescatar memorias inspiradoras. Hay mucha chicha ahí y ¡es muy divertido! Gracias por pasarte por aquí y comentar, ¡un abrazo grande!

  • Ivette
    Posted at 20:16h, 15 abril Responder

    Definitivamente inspirarse en los recuerdos es mi mejor propulsor, nunca falla. Siendo docente por años he entendido que mi experiencia puede dar un referente a otros, pero nada como sumergirse en uno mismo y descubrir conexiones. Excelente técnica!!!

    • Pepa Cartini
      Posted at 19:44h, 16 abril Responder

      ¡Hola Ivette!
      Muchas gracias, me alegra que te haya gustado, ojalá te pueda resultar útil.
      ¡Un abrazo!

Escribir un comentario

Invito a una ronda de ideas cada domingo.
¿Te apuntas?