Por qué tu web no debería oler a galletas recién horneadas
Por qué tu web no debería oler a galletas recién horneadas
30 octubre, 2018

Neurogastronomía, copywriting e Internet

¿Existe alguna relación entre la neurogastronomía y el copywriting?

Esta es la pregunta que se suelen hacer algunos profesionales con proyectos relacionados con la gastronomía como restaurantes, fotógrafos culinarios, bloggers o marcas de vino que tienen la necesidad de comunicar a través de Internet.

Te adelanto que sí, existe una relación entre la neurogastronomía y el copywriting y ambos son grandes aliados en la comunicación gastronómica.

 

QUÉ ES LA NEUROGASTRONOMÍA

La Neurogastronomía es la ciencia que estudia la percepción del sabor sabiendo que este se origina en nuestro cerebro.

Como lo lees: el sabor son los padres, no una propiedad de los alimentos.

 

El término “neurogastronomía” fue acuñado por el neurocientífico Gordon M. Sheperd en 1993, y en su desarrollo intervienen diferentes disciplinas como la psicología, la neurociencia o la neuroeconomía.

 

Estos estudios tratan de responder a preguntas como:

  • Por qué preferimos unos alimentos a otros.
  • Por qué decidimos comer unos alimentos y otros no.
  • Cómo interfieren otros elementos externos al sabor en nuestras preferencias (colores, sonidos, formas, texturas, palabras, etc.)
  • Cuáles son las consecuencias sociales y medioambientales de nuestras preferencias y toma de decisiones relacionadas con la comida.

 

 

EL PAPEL DE LA NEUROGASTRONOMÍA EN EL COPYWRITING GASTRONÓMICO

Hace poco te contaba que el copywriting gastronómico es el diseño de mensajes estratégicos relacionados con la gastronomía mediante técnicas de persuasión escrita.

 

Una de los objetivos del copywriting gastronómico es la creación de imágenes mentales utilizando las palabras para despertar emociones que provoquen acciones concretas en los lectores.

Y es que una imagen que despierte esas sensaciones puede llegarnos desde fuera (foto, vídeo,…) o surgir en nuestro interior al leer o escuchar palabras evocadoras.

 

Sí, imaginar una acción puede llevarnos a experimentar sensaciones y emociones muy parecidas que al llevar dicha acción a cabo en la realidad. ¿No es maravilloso?

 

Por eso el copywriting gastronómico utiliza técnicas como el storytelling, la programación neurolingüística o los resultados de los estudios neurogastronómicos para hacernos experimentar lo que las barreras digitales impiden.

 

Ya vimos en el artículo sobre la importancia de los sonidos en la comunicación gastronómica que nos encontramos con algunos handicaps a la hora de transmitir sensaciones gastronómicas a través de la pantalla: por ahora no podemos estimular directamente el sentido del olfato, el del tacto ni el del gusto.

Es decir, solo contamos con la estimulación directa de la vista y el oído, lo que quiere decir que nos las tenemos que ingeniar creativamente para estimular los demás sentidos mediante los recursos que tenemos (imágenes, vídeos, sonidos y palabras).

Es aquí donde entren en juego los significados gastronómicos y la capacidad del copywriter a la hora de transmitirlos mediante el diseño de mensajes que maridan con una marca concreta.

 

Esta es la forma en la que se relacionan la neurogastronomía, Internet y el copywriting: el sabor es un concepto, una idea, que se percibe mediante diferentes sentidos y se procesa en el cerebro. El copywriting gastronómico busca estimular esos sentidos mediante las palabras para crear experiencias y provocar acciones concretas.

 

Cuéntame, ¿tenías claro qué es el sabor?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *