Qué es el copywriting gastronómico
[Megaguía] Qué es el copywriting gastronómico
10 octubre, 2018
3 técnicas creativas para diseñar contenidos irresistibles
3 técnicas creativas para diseñar contenidos irresistibles
23 octubre, 2018

¿Cuándo es el momento de hacer un rebranding?

¿Cuándo llega el momento de hacer un rebranding?

Quizás tú también te hayas preguntado alguna vez cuándo es el momento de hacer un rebranding. Y es que el tiempo pasa y seguimos evolucionando mientras nuestra web, redes, logo y forma de comunicar se quedan estancadas.

 

Hoy te hablo del motivo más común para hacer un rebranding entre los proyectos de pequeños (¡grandes!) emprendedores. Quién sabe, quizás esa sensación de que algo no encaja sea precisamente la señal de que es hora de rediseñar tu proyecto. Además, te hablo de los 5 pasos del “rebranding sabrosón para no ser una marca del montón” para que puedas empezar tu proceso hoy mismo:

 

Hace un año decidí emplear la técnica de “la palabra del año” para poner foco en mi negocio.

Mi palabra del 2018 ha sido “coherencia”.  Sentía que el punto profesional en el que estaba y lo que proyectaba en mi comunicación ya no estaba en consonancia.

Así, empecé con un proyecto que me ha llevado un año: el rebranding de Pepa Cartini ®.  El foco que me ha guiado a sido la coherencia, uno de los valores fundamentales de mi marca.

 

Antes de que te eches las manos a la cabeza, quiero decirte que un proceso de rebranding no siempre tiene que durar tanto. De hecho, durante este tiempo he definido 5 pasos para hacer un rebranding con foco.

 

Cuando decidí empezar este apasionante proceso no pensé que sería tan largo. Si llevas tiempo por aquí, quizás recuerdes que incluso propuse compartir el proceso bajo el lema “rediseña tu proyecto”. Hasta creé un grupo de Facebook (que nunca vio la luz). Y es que hasta que no comencé a andar, no descubrí todos los aspectos de mi negocio que habían cambiado.

 

Cuanto más ahondaba en el proceso, más puertas se abrían, más preguntas surgían.

¿Estaba dispuesta a llegar hasta las bodegas de mi marca y navegar desde las profundidades?

La respuesta fue sí. Y he de decir que ha sido un camino apasionante en el que he aprendido muchísimo.

Ahora sí puedo empezar a compartirlo. Ahora tiene sentido porque con lo que he aprendido, quizás también pueda ayudarte.

 

Estoy muy feliz viendo cómo está quedando todo y no veo el momento de terminar de pulirlo todo para mostrarte el resultado.

Pero mientras mi marca termina de ponerse guapa, hablemos de la odisea de pasarle la ITV a tu marca:

 

¿CÓMO SABER CUÁNDO ES EL MOMENTO DE HACER UN REBRANDING?

O aún mejor, ¿qué es exactamente “hacer un rebranding”?

La palabra “branding” viene de “brand”, que significa “marca” en inglés. Branding es convertir una idea o un negocio en una marca. Hacer un rebranding es replantearse los cimientos, ajustar medidas y alinear lo que hacemos ahora con lo que proyectamos en nuestras diferentes formas de comunicarnos.

 

Por lo tanto, puede haber diversas razones para hacer un rebranding, pero hoy te quiero hablar de la más común entre emprendedores con pequeños negocios:

 

LA FALTA DE COHERENCIA ENTRE LO QUE SABEMOS/ HACEMOS Y LO QUE COMUNICAMOS

Sí, el mundo parece girar cada vez más rápido. Trabajamos, llegamos a nuevas conclusiones, crecemos… y nuestro proyecto se transforma a la par.

Tanto, que llega un momento en el que algo no encaja.

 

Llega un día en el que miras tu feed de Instagram, tu logo, tu web, los temas que tratas y piensas:

“Esto ya no representa lo que sé y lo que hago ahora”.

Es el momento de hacer un rebranding.

Es el momento de revisar.

 

LOS 5 PASOS DEL “REBRANDING SABROSÓN PARA NO SER UNA MARCA DEL MONTÓN”:

Antes de adentrarnos en estos 5 pasos, te hablaré de 3 aspectos que te ayudarán a mantener el foco durante el proceso:

 

  1. Hacer un rebranding es un trabajo profundo que suele desembocar en una nueva imagen de marca. Pero esa imagen es solo la punta del iceberg que se sustenta sobre un trabajo previo.
  2. Lo que redefines no es a ti mismo, sino a tu negocio. Es el proceso el que te ayuda a ver lo mucho que has cambiado.
  3. Tu negocio ha de estar alineado contigo, pero tú no eres tu negocio.

 

Creo que es importante tener esto en cuenta porque muchos de los bloqueos que suceden durante un rebranding, tienen que ver con el hecho de confundir nuestra empresa con nosotros mismos. Pero lo importante es tomárnoslo con humor, poner voz de Dinio y decirnos “La pasión por lo que hago me confunde”.

 

Recuerda: vendes lo que haces, no lo que eres.

 

Dicho esto, empecemos a caminar:

 

PRIMER PASO: VOLVER AL INICIO NO ES RETROCEDER

Recuerda (y escribe) por qué empezaste a hacer lo que haces, qué te movió a empezar, a quién ayudas con ello.

¿Sigue siendo así?

¿Qué ha cambiado?

Quizás hayas evolucionado como persona y ahora entiendas tu trabajo de otro modo. O quizás te hayas dado cuenta de que te has especializado más en unos servicios que en otros, o que tus mejores clientes tienen algo en común y que puedes orientar tu comunicación para ayudar a más personas como ellos.

Este paso te servirá para concienciarte de los cambios que han sucedido.

 

SEGUNDO PASO: DEFINE POR PUNTOS QUÉ HA CAMBIADO

Ayuda mucho empezar a escribir sin restricciones. Simplemente escribe, dejar fluir (ejem, ¿tú también empiezas a estar hasta el gorro de la palabra “fluir”?) y plasma sobre el papel cómo es tu negocio ahora.

Verás que el paso anterior te dará muchas claves.

Cuando hayas terminado, saca las ideas más importantes y plásmalas en puntos o bullet points.

Si te cuesta identificar esas ideas, busca los verbos en tu texto. Alrededor de ellos habrá una idea potente.

Este paso te servirá para darte cuenta de los puntos concretos que ahora son diferentes.

 

TERCER PASO: ¿CÓMO Y DÓNDE SE REFLEJAN ESOS CAMBIOS?

¿Está tu web alineada con esos cambios? ¿Se reflejan en tus redes? Es más, ¿las redes que utilizas siguen siendo relevantes para lo que haces ahora? ¿estás en los mismos lugares que las personas a con las que te quieres comunicar?

¿Tu logo, fotos, textos… siguen hablando de lo que haces ahora?

Este paso te servirá para detectar los cambios que necesitas en los siguientes pasos.

 

CUARTO PASO: LOS SERVICIOS O PRODUCTOS QUE OFRECES, ¿SIGUEN SIENDO RELEVANTES?

Tras entender qué ha cambiado, qué quieres  potenciar, con qué clientes quieres trabajar y dónde están esos clientes, llega el momento de echar un vistazo a tu oferta.

¿Es atractiva para tus actuales potenciales clientes? ¿La estás expresando en palabras que ellos entienden? ¿Tus textos, fotos, web… les hablan a ellos y comunican qué haces?

Este paso te servirá para definir qué servicios puedes descartar, cuáles hay que revisar cuáles descartar .

 

QUINTO PASO: ¿PUEDES HACER ESOS CAMBIOS TÚ SOLO?

Quizás estés acostumbrado al famoso método “Juan Palomo”.

Tú escribes tu web, tú la diseñas, tú haces las fotos… O como mucho te ayuda tu cuñado.

Bien, si has llegado hasta aquí, quizás sea el momento de mirar a los ojos al monstruo de las tres cabezas: DELEGAR.

 

A mí también me ha costado mucho, pero doy fe de que si quieres crecer, tienes que centrarte en lo que mejor haces y delegar lo demás en profesionales que lo hacen mejor que tú.

Es cierto que encontrar esos profesionales con los que encaje tu visión, forma de trabajar, etc. no es fácil. Pero tampoco es imposible. Y los resultados merecen la pena.

 

Hoy por hoy trabajo con 3 colaboradores a los que pronto te presentaré y he de decir que me alegro infinitamente de haber dejado en sus manos los aspectos de mi negocio en los que yo no soy experta.

 

He decidido que cuando me pille haciendo de Eduardo Manostijeras (que lo mismo te hacía un penado, que te cortaba los setos, que esculpía un bloque de hielo), me acordaré de Bubba.

 

No seas como Eduardo-Manostijeras

 

Jamás lo viste hablar de alcachofas, cocinar pollo o soñar con hacer bizcocho de chocolate.

Bubba pesca gambas, cocina gambas y come gambas. En todas sus formas. En todo momento.

Bubba se busca un barco y un compañero para pescar gambas. Pero Bubba sabe que él no es el barco ni realiza el trabajo de su compañero.

 

 

Bubba a tus gambas

 

 

Así que, cuando te pilles en modo Manostijeras, recuerda: zapatero, a tus zapatos. O mejor: Bubba, a tus gambas.

 

CONCLUSIONES:

  • El rebranding es un proceso de ajuste en el que volvemos a poner en sintonía lo que hacemos y lo que comunicamos.

 

  • Aunque tu negocio debe estar alineado contigo, tú no eres tu negocio. Tu negocio gira entorno a una idea o concepto que se puede definir con palabras, imágenes, colores y formas. Las personas somos tan complejas que es imposible definirnos con la misma precisión que lo hacemos con un negocio.

 

  • El rebranding está compuesto por varias etapas. Al terminar seguramente tengamos que contar con otros profesionales para poner nuestra marca a punto de caramelo.

 

Cuéntame, ¿te estás replanteando hacer un rebranding? ¿con qué obstáculos te estás encontrando?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *