7 secretos para hacer fotos irresistibles de tus platos con el móvil
Conecta con tus clientes y aumenta tus ventas gracias al copywriting gastronómico.
copywriting, redacción de contenidos, storytelling, copywriting gastronómico.
23190
post-template-default,single,single-post,postid-23190,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.6,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
DESCUBRE LAS CLAVES DEL MARKETING EMOCIONAL

7 secretos para hacer fotos irresistibles de tus platos con el móvil

¿Tienes claro cómo te gustaría que fueran las fotos de tus platos o productos, pero no sabes cómo conseguirlas?

 

Empezamos con un punto a tu favor: hoy en día se pueden hacer fotos impactantes con prácticamente cualquier teléfono inteligente.

 

Voy a desvelarte 7 sencillos trucos con los que llenar de color y frescura tus redes sociales sin tener que hacer un curso de fotografía. Porque una buena foto llama la atención y atrae clientes y un buen texto hace que se queden.

 

Además, en este post descubrirás los secretos del antes y el después de tomar tus fotografías.

 

Todas las fotografías que aparecen en este post las he hecho con el móvil y están retocadas con las apps que te enseño en este artículo.

 

5 ASPECTOS A TENER EN CUENTA ANTES DE FOTOGRAFIAR

Puede que no seas un fotógrafo profesional, pero sí te puedes convertir en un crack de la fotografía con móvil. A partir de ahora, antes de hacer tus fotografías, recuerda:

 

  • Limpia la cámara de tu móvil: Piensa en todas las superficies por las que pasa tu móvil a lo largo del día. Parece una tontería, pero gracias a este sencillo gesto lograrás fotografías más nítidas y mejor definidas.

 

  • Regula el brillo: Lo de disparar a lo loco se va a acabar, tú haces las cosas a lo profersional. Regula el brillo de la cámara según el lugar en el que hagas la fotografía. Piensa que la cantidad de luz no es la misma en tu terraza que en la sala. Por cierto: prohibido totalmente hacer fotos en la cocina. Cada vez que publicas una foto con esa luz intensa y azulada que se refleja en la encimera plateada, muere un potenicial cliente.

 

  • Busca la luz natural: haz la foto en la terraza o cerca de una ventana. Los resultados te sorprenderán.

 

  • Fíjate en los elementos que saldrán de fondo: procura que haya una sintonía de colores. Está bien, si vas con prisa, olvida la sintonía de colores, pero por favor, aleja trapos y papel de cocina, cubiertos manchados y ceniceros usados.

 

  • Activa la opción de cuadrícula en tu móvil: verás que unas finas líneas dividen la pantalla en nueve partes. Hay muchas teorías sobre cómo posicionar los elementos que aparecen en la foto en estos tercios. No te agobies, con la práctica encontrarás tu forma preferida de colocarlos.

 

Estas son los trucos que te preparan para descubrir los 7 secretos para hacer fotos irresistibles de tus platos con el móvil

 

7 secretos para hacer fotos irresistibles de tus platos con el móvil

“Se trata de resaltar justo las propiedades que más nos gustan, aquellas que nos hacen pensar “dios mío, quiero eso ahora”.”

 

Ahora ya tienes el móvil listo. Si vas a fotografiar tus platos o productos con más tranquilidad, te recomiendo que prepares antes la escena.

 

La comida pierde brillo y firmeza en pocos minutos. Eso se ve en las fotografías y dejan de transmitir esa sensación de frescura, jugosidad y…¡hambre!, que es lo que finalmente buscamos.

 

Para conseguir una armonía cromática, te recomiendo echar un vistazo a esta página, sus paletas de colores son superinspiradoras.

 

Y ahora llega el momento más importante: la fotografía.

 

7 secretos para hacer fotos irresistibles de tus platos con el móvil

  • Piensa en la mejor cualidad del plato que vas a fotografiar: ¿Es su jugosidad?, ¿lo crujiente que es?, ¿el brillo que tiene?, ¿sus colores?. La respuesta te dará la clave para hacer la foto. Se trata de resaltar justo las propiedades que más nos gustan, aquellas que nos hacen pensar “dios mío, quiero eso ahora”. Piensa que no puedes transmitir el sabor ni el olor, por lo que te las tendrás que ingeniar para que la mente del espectador los intuyan. Ejemplos: consigue que la luz se refleje en un arroz caldoso, fotografía un trozo de pizza mordido con algunas migas esparcidas por el plato, enfoca ese trozo de queso fundido que se derrama por los lados, elige platos de colores complementarios a los de la comida.

 

  • Enfoca: Normalmente esta opción se activa al tocar la pantalla en la zona que quieres enfocar. Esto le dará nitidez y realismo a tu fotografía.

 

  • Haz varias tomas desde diferentes ángulos: La comida plana como tartas, quiches o creppes suelen salir de maravilla al fotografiarlos desde arriba (toma cenital), mientras que ensaladas, platos de pasta y arroces dan más juego desde planos frontales o medios, ya que destacan su volumen.

 

  • Manos arriba: La gastrofísica nos dice que las fotos en las que salen manos o personas acercándose comida a la boca nos resultan más atractivas. Esto se debe a las neuronas espejo, que nos hacen sentir que somos nosotros los que vamos a comer ese bocado.

 

  • Fotografía a otra persona con el plato en la mano: esto da la sensación de que estás ofreciendo comida al espectador y…¿quién puede negarse a semejante proposición?

 

  • (Casi) siempre impar: El motivo por el que las fotografías con elementos impares resulta más atractiva no lo conozco, pero he comprobado que colocar 5 arándanos en una tostada, 3 trozos de higo sobre un helado o 7 nueces en un bol de avena, siempre funciona bien. Si vas a fotografiar tres elementos bien diferenciados (una ensalada de patatas, una patata y una cebolla), coloca el plato en el centro y los ingredientes en los cuadros izquierdo y derecho superiores. Nuestro cerebro pasará de un elemento a otro mirando toda la fotografía y entendiéndola mejor. El truco de los tres elementos no falla.

 

  • Coloca los elementos importantes en las intersecciones de la cuadrícula: ¿Recuerdas que antes te comenté que activaras la cuadrícula? Bien, verás que hay unos puntos en los que se unen las cuatro líneas. Es justo en esos puntos donde deberás colocar la hoja de hierbabuena o esa gota de aceite que se desliza por la rodaja de tomate.

 

Blog La mesa de Garnacha

“Pon en valor el aspecto más apetitoso de la comida”

 

LA MAGIA DE EDITAR

Ya tienes tu fotografía hecha, ahora llega el momento de editar. He de confesar que mi editor móvil preferido sigue siendo el de Instagram. Ojo, no la sección de filtros, el editor.

 

Te da la opción de ajustar toda la fotografía para que quede bien centrada y sus líneas paralelas. Una fotografía recta da sensación de orden y paz.

 

Otros ajustes que permite, son:

 

  • El brillo: elige si quieres una foto más o menos luminosa. A no ser que tu estilo sea de fondos oscuros y luz de media tarde (técnicas que quedan muy chulas en bloggers, pero no tanto en restaurantes), te recomiendo que publiques fotos bien iluminadas (sin llegar a ser demasiado artificial). La comida luminosa resulta más atractiva.

 

  • El contraste: te da la oportunidad de resaltar los elementos, proporcionando una diferencia de color e iluminación más exagerada entre unos y otros.

 

  • Textura: una de mis preferidas. Le da “un poquito de por favor” a la comida. Con fotos de personas no funciona muy bien, pero con alimentos queda espectacular.

 

  • Calidez: aquí puedes ajustar los tonos de tu fotografía. Normalmente los tonos cálidos funcionan mejor con la comida, pero es cuestión de encontrar tu estilo.

 

  • Saturación: el arma más peligrosa de cualquier programa de edición. Es un arma de doble filo, úsalo con medida si no quieres que tus fotos parezcan productos de un bazar chino.

 

  • Color: Olvida este herramienta para la comida.

 

  • Atenuar: Da esa sensación de leve neblina, de papel de periódico. Tampoco es un imprescindible de la edición de fotografía gastronómica.

 

  • Luces: Otra oportunidad para dar luz a tus fotos. Pero ojo, también hay que usarla con medida, convierte los rojos, amarillos y naranjas en colores casi venenosos.

 

  • Sombras: tu gran aliado para dar esa sensación de profundidad y volumen. Las sombras son imprescindibles para transmitir información sobre la forma de los alimentos.

 

  • Viñeta: Usada con medida da un toque muy cool a las fotos, resaltando los elementos más brillantes del centro.

 

  • Desenfoque: otro gran descubrimiento. Te da la oportunidad de crear una sensación de profundidad muy atractiva. Puedes usar el desenfoque radial o el circular dependiendo de la forma de los elementos de tu foto. Soy muy fan de esta herramienta.

 

  • Nitidez: Otra arma de doble filo. Usada con medida aporta realismo, pero si te pasas da una sensación de grumos o arena que a veces potencia aspectos de la comida que no interesa.

 

Observa que la foto tiene grano: me pasé ligeramente con la opción “Nitidez”.

 

Hasta aquí la edición básica (y para mí la mejor).

 

Si has llegado al punto en el que te apetece crear imágenes más artísticas con un cierto flow, te voy  a presentar algunas apps de edición fotográfica para móviles con las que podrás crear un estilo propio muy marcado.

 

Lo mejor que te puede pasar es que tus clientes vean tus fotografías en redes sociales y sepan que son tuyas antes de haber visto quién las publica.

 

MIS APPS DE EDICIÓN FAVORITAS:

  • VSCO: Un imprescindible. Es cierto que ocupa mucha memoria, sobre todo si, como yo, te haces con el pack de todos los ajustes, pero las posibilidades que da VSCO no las he encontrado en otros editores. Lo que tiene esta app de especial es que crea, literalmente, sensaciones en las fotos. Con la práctica puedes dar a tus imágenes aire de verano, invierno, película de los 60, colores de los 80, luces de intimidad, etc.

 

  • Snapseed: Es lo más parecido a retocar las fotos con el ordenador. Tiene infinitas posibilidades que al principio pueden abrumar, pero con tiempo se le puede sacar mucho jugo.

 

  • Facetune: De esta app destacaría sobre todo la función que da brillo a partes localizadas de la fotografía, además de ciertos filtros que crean sensaciones de calidez o frío. Realmente está pensada para el efecto “buena cara” en selfies, pero también ofrece buenas herramientas para la fotografía gastronómica de móvil. Usada con medida puedes obtener resultados espectaculares.

 

 

Para salir del paso también existe “Foodie“, que, gracias a ciertos filtros, efectos parecidos a los de VSCO. El problema que le veo a esta aplicación es la notable reducción de calidad en las fotografías al descargarlas tras la edición.

 

Encontrar un estilo propio es cuestión de práctica. Lo importante es preguntarte qué es lo que te gusta de las fotografías que más te molan.

 

¿Son los colores? ¿La forma en la que están dispuestos los elementos? ¿Los fondos? ¿El tipo de luz?

 

Esto te ayudará a inspirarte y encontrar tu propio estilo.

 

Ahora cuéntame tú en los comentarios:

 

¿Qué trucos utilizas tú para hacer fotografías de toma pan y moja? ¿Conocías las herramientas de edición que te propongo o utilizas otras?

 

Te espero el lunes que viene con un post sobre cómo describir tus platos para hacer que a tus clientes se les haga la boca agua.

 

Y recuerda: cuenta tu propia historia, la de los demás ya está muy vista.

 

 

 

 

No Comments

Post a Comment